No todos los animales son aptos para una familia, ni todas las familias aptas para un animal. El nivel de energía del peludo, circunstancias que le rodean, hábitos de la familia, el tiempo que le pueden dedicar, son elementos importantes y decisivos para que la adopción y la integración del nuevo miembro a la familia sea lo más satisfactoria posible.

Esta incorporación de un nuevo componente de la familia requiere una adaptación, tanto por parte de la familia como del animal, pero con paciencia y compromiso, toda irá bien. En ese proceso intentaremos aconsejaros y apoyaros en todo momento.

Para adoptar un animal con ASA, el primer paso es rellenar un cuestionario de pre adopción, con el que  tratamos de conoceros un poquito más y asesoraros mejor sobre el animal elegido e intentar asegurarnos, en la medida de los posible, de que sea el que mejor se adapte a vuestras circunstancias personales y familiares.

Por lo que os pedimos la máxima sinceridad a la hora de cumplimentar el mismo.

En el siguiente paso, una vez revisado el cuestionario, nos pondremos en contacto con vosotros, tanto para aclarar las posibles dudas como para indicaros los siguientes trámites para continuar con la adopción, en el caso de que sea viable.

El último paso para formalizar la adopción es el contrato. Todas las adopciones a través de ASA van ligadas a un contrato de adopción, donde la familia adoptante se compromete proporcionar al animal los cuidados necesarios, y a la esterilización del mismo. Es requisito indispensable para la adopción este compromiso de esterilización, en el caso de que el animal no lo estuviese ya, por cualquier circunstancia, como bien podría ser su temprana edad en el momento de la adopción.